¡RESURRECIÓN!

En primer lugar, agradecer la oportunidad que me dan de contar mi experiencia, ya salí del armario de las personas con vivencias en salud mental hace años, pero salir del armario de las personas que han intentado quitarse la vida no es igual. Siento el deber ético de visibilizar el tema del suicidio. Gracias a todas las personas, gracias porque vengo de una experiencia que me ha reforzado enormemente.

“Acompañar se trata de respetar el desorden y la confusión; no de imponer orden y lógica”

¡Qué gran frase! Sara, compañera… Si supieras la profundidad que tiene la palabra acompañar y respetar, y lo bien que me vino leértela… Cuando te sientes absolutamente perdido, incomprendido, juzgado, avergonzado, señalado… También me sentí acompañado y respetadoporque tengo la enorme suerte de que me siento querido por muchas personas.

Cada persona es un ser único e irrepetible y su mente es un universo, donde tú ves nubes oscuras y todo apagado, yo puedo ver una grieta por donde asoma el sol. En un mundo tan competitivo, exigente e injusto, no todas las personas estamos preparadas para afrontarlo… ¡Aquí no escapa ni el Tato! Da igual que tengas mucho dinero, seas famoso o famosa, o seas una persona con mucha fuerza y personalidad. La mente es un mundo aparte, y todas estamos en el bombo de caer en un problema de Salud Mental. Se estima que 1 de cada 4 personas vive o vivirá un problema de Salud Mental a lo largo de su vida, y la cifra sigue creciendo… Es un cuarto de la población, el 25 %.

Mis experiencias en intentos de suicidio han venido derivadas de depresiones y no saber gestionar la espiral de la tristeza y el sufrimiento, el último que fue este año 2018 viene después de haber hecho una discontinuación durante un año del neuroléptico INVEGA, todo iba estupendamente hasta que quité la última dosis, el día de mi cumpleaños… A partir de ahí mi cuerpo empezó a demandar la droga que estaba tomando y empecé a descompensarme, mi cabeza empezó también a generar tristeza y empezaron los pensamientos de quitarme la vida… Estaba empezando la caída libre, lo comenté en mi círculo social y también a mi psicóloga, empezamos a trabajar en ello porque ya no dormía y en mi cabeza no había sino sufrimiento y sufrimiento. ¡Me estaba volviendo loco! Un acontecimiento que no viene al caso mencionar me hizo sentir mucha frustración, así que durante días estuve ingeniando cómo hacerlo, solo quería dejar de sufrir porque estaba horrorosamente mal, eso solo lo sabe quién ha pasado por ello. Me mandé 9 o 10 cajas de pastillas, mientras oía una canción de Hector Lavoé que se titula “Todo Tiene Su Final” y lloraba desconsoladamente sin parar, sentía sufrimiento hasta en las pestañas, pero pronto acabaría. Compartí esa canción en Facebook (cosa que había hecho con anterioridad, solo porque me gusta) y me acosté a esperar irme y dejar de sufrir.

Mi amigo Enrique González que estaba en Taiwan o en Tailandia (no recuerdo) yo le había comentado que no me sentía bien, e interpretó la canción publicada con que algo había hecho, cosas del destino… Y me llamó, yo no me acuerdo de nada por lo visto el Espíritu Santo se había apropiado de mí y ya hablaba varios idiomas a la vez (por quitar un poco de hierro al asunto) Él, enseguida, según me contó hace poco, se movilizó e hizo un grupo con las personas que conocemos en común, hasta que dieron conmigo y me llevaron a urgencias, allí perdí el conocimiento y me hicieron no sé cuántos lavados de estómago con carbón. Por eso estoy aquí vivo y contándolo. Muchísimas gracias a todas ellas, gracias de corazón.

Yo no quería ingresar en la planta, sabía que era contraproducente para mí y me volverían a drogar, tuve la gran suerte de tropezar con una psiquiatra jovencita y empática que aceptó que me fuera para casa.

Enseguida me puse en contacto con mi psicóloga, me hacía escribirle todos los días y me veía dos veces por semana, como dije anteriormente tengo una gran suerte. Y formamos una alianza, dos meses de tiempo para ver resultados y además también compensarme químicamente. Enrique cuando podía me llamaba y recuerdo que me dijo que esto me iba a hacer crecer un montón, estaba en lo cierto. Pero nadie o casi nadie tiene acceso a terapia dos veces a la semana y con una persona más que comprometida a ayudarte. A día de hoy que escribo estas líneas 23/08/2018 cuando mi intento fue el 16/04/2018 me encuentro fantásticamente bien, con mis subidas y bajadas como todo el mundo, reforzado y con ganas de hacer cosas. He conseguido pasar el síndrome de abstinencia y estoy más delgado, mi hígado está mucho mejor, estoy más lúcido, más activo y sin tanto efecto secundario que tenía cuando tomaba el INVEGA. Así es como he salido del agujero negro.

¿Incomprensión? Total, y absolutamente, recibía mensajes de apoyo y algunas personas quedaron conmigo, compañeros y compañeras de la organización. Amigos y amigas. Pero con una mirada de no comprender ¿Por qué había hecho esto? Muchas veces juzgado, eso no se hace… Es de cobardes, es de egoístas… Bueno probablemente, sí… Pero como dije antes cada persona es un universo y para unas cosas seré un cobarde y para otras, no… Por ejemplo, exponerme públicamente en la Revista de la Confederación y contar esto no es fácil, sigue siendo un tema tabú y estigmatizante, claro que si… Esto saldrá en redes, yo que ligo menos que el Fary en Mellrose Place, ahora si es verdad que no voy a encontrar pareja jeje (de nuevo quitando hierro al asunto)

Aunque me he sentido incomprendido, juzgado, solo, avergonzado, señalado… también   me han acompañado  sin juzgarme, escuchándome, y respetandomi forma de pensar y de hacer las cosas. Gracias Karina, gracias Nico.

Lo que hice me ha costado perder a grandes amigos, amigos de toda la vida, pero lo respeto.

Tabú y estigmatizante… Totalmente, para que alguien reconozca que ha pensado alguna vez en quitarse la vida, ha tenido que beberse un par de vasos de vino antes, si tocas este tema con naturalidad la gente enseguida da un paso para detrás, aparte de que si hablas de lo que te ha pasado, la gente no está para escuchar este tipo de cosas… La sociedad y la humanidad no está preparada ni concienciada sobre este tema que ahora aportaré datos para que comprendan la importancia que tiene.

En el Estado Español, mueren una media de 10 personas diarias por suicidio… Es la 1ª causa de muerte no natural desde hace 12 años, duplica bastante a las víctimas por accidentes de tráfico, y multiplica por mucho a las víctimas de violencia de género (que quede claro que no intento restarles importancia a estas muertes, son una lacra…). Por accidentes de tráfico fallecieron 1.200 personas en el año 2017, y a causa de violencia de género 49. Por suicidio fallecieron 3.602 personas, sin contar las tentativas sin consumarse… El número es espeluznante.

La OMS quiere que los medios de comunicación hablen responsablemente del tema, sin caer en sensacionalismo y con respeto, cada vez se encuentra más información en las redes sobre estadísticas y no solo el día 10 de septiembre, el día escogido para hablar mundialmente sobre el tema.

Mitos y prejuicios… Hasta 1.983 si te quitabas la vida no te enterraban en el cementerio… Que si vas a estar vagando en el Purgatorio por la eternidad y todo este tipo de cosas que suelen decir.

¿Importancia al tema? Todo el mundo o casi todo el mundo sabe cuál es el teléfono 016, ven las campañas que se hacen constantemente en televisión y radio sobre estas terribles muertes.

Obviamente tenemos un problema enorme, y para nada se le está dando la atención adecuada, estás muertes no son muertes de 3ª o 4ª categoría. Desde aquí RECLAMO un PLAN NACIONAL DE PREVENCIÓN DEL SUICIDIO a las personas gobernantes y responsables de la Salud Mental de la población. Donde haya un número fácil de recordar de 3 cifras y no un número móvil, porque además va por comunidades autónomas para llamar a los fantásticos compañeros y compañeras del teléfono de la Esperanza, que hacen una labor encomiable con lo poco que tienen. Campañas de sensibilización a todos los niveles, acabar con el tabú y el estigma del suicidio, personal cualificado para dar clases sobre gestión de emociones a los niños y niñas de este País, por sí padecen acoso escolar, abuso sexual, o tienen que pasar por trances delicados puedan gestionarlos y no acaben quitándose la vida. ¿Saben lo que es el juego de la ballena azul? Búsquenlo… y miren hasta qué límites se llega, o el que está ahora de moda “Momo” el muñeco de las redes sociales. Psicólogos y psicólogas en atención primaria, es fundamental… Esto no se soluciona empastillando a la gente, esto se soluciona enseñando a las personas con información y herramientas para gestionar las emociones… Poca voluntad y poco interés por la parte política y por los responsables en general. Como decimos los Canarios… ¡Mándense una papa! En Castellano: ¡Váyanse al carajo!

Consejos: Querida compañera o compañero, si estás en esta situación o te llega en el futuro, no pierdas la Esperanza, busca ayuda y habla, no te cierres… Acude a tu círculo, a tu familia, no dejes que la desesperanza se apropie de ti, lee sobre gestión de emociones, si te lo puedes permitir acude a psicoterapia, no dejes que la espiral de la tristeza se haga mayor que tu corazón y tu bondad, si no puedes hacer nada de lo anterior, acude al médico/a de cabecera y si estás en el límite, llama al teléfono de la Esperanza… Ellos te ayudaran en lo que necesites.

TELÉFONO DE LA ESPERANZA: 717 003 717

Para las personas que conviven con alguien que está pasando por esto, no juzgues, empatiza, acompaña, escucha, no impongas el orden y la lógica, ponte en sus zapatos, no lo abronques y sobre todo, sobre todo… Respétala!!

Gracias Cristina, compañera… eres ejemplo de grandeza y bondad, mucho me enseñaste cuando te pasó la desgracia de perder a tu hijo.

Para Marina D. y Marco A. que, sufriendo, escogieron irse.