CONSULTAS FRECUENTES

¿QUÉ ES LA SALUD MENTAL?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define ‘salud’ como el estado de completo bienestar físico, mental y social, no sólo a la ausencia de afecciones o trastornos. Esto significa que el concepto de ‘salud mental’ está relacionado con la promoción del bienestar físico y psíquico, la prevención de trastornos mentales y el tratamiento y recuperación de las personas con problemas de salud mental.

La salud mental es, por tanto, algo que tenemos que cuidar. Prestarle atención es ya el primer paso para detectar, llegado el caso, un posible problema de estas características y afrontarlo.

 

Tener problemas de salud mental no tiene nada que ver con debilidad de carácter, ni es culpa de la persona. Además, un problema de salud mental no impide, ni mucho menos, tener una vida plena, conseguir un trabajo, formar una familia o disfrutar de cualquier aspecto de la vida.

¿QUÉ ES UN PROBLEMA DE SALUD MENTAL?

Los trastornos o problemas de salud mental pueden definirse como una alteración de tipo emocional, cognitivo y/o del comportamiento, en que quedan afectados procesos psicológicos básicos como son la emoción, la motivación, la cognición, la conciencia, la conducta, la percepción, el aprendizaje o el lenguaje. Todo esto dificulta a la persona su adaptación al entorno cultural y social en que vive y crea alguna forma de malestar subjetivo.

¿SE PUEDE PREVENIR UN PROBLEMA DE SALUD MENTAL?

Los problemas de salud mental tienen cada vez una incidencia mayor en la sociedad actual y todas las personas tenemos probabilidades de vivir con un trastorno mental, al igual que ocurre con muchos otros tipos de problemas de salud. De hecho, 1 de cada 4 personas puede tener un trastorno mental a lo largo de la vida.

Un estilo de vida saludable, con ritmos tranquilos, alimentación saludable, realizando ejercicio físico regularmente, evitando el estrés y el consumo de sustancias tóxicas, ayuda a prevenir los problemas de salud mental.

¿QUÉ PUEDE DESENCADENAR UN PROBLEMA DE SALUD MENTAL?

Las causas para que aparezca un trastorno mental suelen ser una combinación de factores genéticos, del entorno social y de las experiencias vividas. No tiene nada que ver con debilidad de carácter, ni es culpa de la persona.

La mayoría de los problemas de salud mental suelen iniciarse en la adolescencia y juventud, o tras sufrir algún suceso traumático como perder un trabajo, la muerte de un familiar, una separación o un desahucio. Aunque puede haber personas con más predisposición genética que otras a tener un trastorno mental, los siguientes factores pueden ser desencadenantes:

  • Predisposición genética.
  • Factores ambientales y culturales.
  • Consumo de sustancias (alcohol, drogas).
  • Abuso de sustancias farmacológicas.
  • El estrés.
  • Las situaciones sobrevenidas (muerte de algún familiar, …)
  • Malos hábitos nutricionales.
  • Una vida familiar disfuncional.
  • Situaciones de exclusión social.
  • Situaciones de abusos.

CREO QUE ALGO NO VA BIEN, ¿A QUIÉN PUEDO ACUDIR PARA QUE ME ORIENTE Y AYUDE?

Como con cualquier otro problema de salud, ante los primeros signos de que una persona puede tener un problema de salud mental es aconsejable dirigirse al personal médico de atención primaria para consultar tus dudas.

Los centros de atención primaria son la puerta de acceso al sistema sanitario y desde aquí se valorará la necesidad de derivarnos a los centros de salud mental para recibir apoyo.

Además de en los dispositivos sanitarios, puedes completar la orientación y la información en la Confederación SALUD MENTAL ESPAÑA, que ofrece un servicio individualizado de información y asesoramiento gratuito sobre salud mental.

¿PUEDE UN PROBLEMA DE SALUD MENTAL EMPEORAR SI NO LO CONSULTO CON UNA PERSONA EXPERTA A TIEMPO?

Cuanto antes se pueda solicitar la ayuda, mejor será la evolución del problema de salud que nos afecta. En este sentido la detección y el diagnóstico precoz son fundamentales en el desarrollo de los problemas de salud mental.

Si no te sientes con fuerzas y/o ánimo para pedir ayuda en tu centro de atención primaria, quizás puedas utilizar otro tipo de recursos para ello, como puede ser el foro de esta misma web, los grupos de apoyo mutuo y el movimiento asociativo dedicado a la salud mental.

¿CUÁL PUEDE SER LA SEÑAL DE ALARMA QUE INDIQUE QUE DEBO PEDIR AYUDA?

Los problemas de salud mental pueden desarrollarse poco a poco y estar sin diagnosticar durante largo tiempo. En este proceso se dan conductas, pensamientos o sentimientos comunes antes de que el problema de salud mental se manifieste, por lo que hay que prestar atención a determinados signos que podrían indicar el desarrollo de un trastorno mental.

Los signos que podrían indicar que se puede estar desarrollando un problema de salud mental son:

  • Un progresivo aislamiento y desinterés por las personas del entorno y por las actividades que desarrollaba habitualmente.
  • Dificultades en la memoria, el pensamiento y en la articulación del lenguaje.
  • Apatía.
  • Sensación de irrealidad.
  • Cambios sentimentales intensos.
  • Sueño exagerado.
  • Modificaciones en el apetito.
  • Disminución del cuidado de la higiene.

ME ACABAN DE DIAGNOSTICAR UN PROBLEMA DE SALUD MENTAL. ¿Y AHORA QUÉ?

Tener un diagnóstico por un problema de salud mental no impide trabajar, ejercer tus derechos y cumplir con tus obligaciones como ciudadano o ciudadana, formar una familia, tener amistades, o disfrutar de cualquier aspecto de la vida.

Existen muchas formas de afrontar y vivir la irrupción de los problemas de salud mental en la vida, tantas como personas. Inicialmente ninguna está preparada para asumir este impacto y la noticia obliga a la persona a rehacer su plan de vida y a asumir cometidos para los que habitualmente no tiene preparación. Para ello lo más importante es la información y formación en salud mental, disponer de una red social y contar con el apoyo socioeconómico, sanitario y profesional adecuado.

El diagnóstico de un problema de salud mental no es el fin de algo, sino el comienzo de una historia de superación.

¿CÓMO PODEMOS CUIDAR NUESTRA SALUD MENTAL?

Todas las personas podemos cuidar nuestra salud mental en nuestro día a día, con pequeños hábitos y detalles como por ejemplo:

  • Hábitos de alimentación. Para evitar problemas de salud, lo ideal es llevar una dieta equilibrada.
  • Autocuidado. Es decir, prestar atención al cuidado de la higiene personal, vestimenta, etc.
  • Estilo de vida. Potenciar los ritmos tranquilos, disfrutando de las cosas importantes de la vida y del tiempo de ocio, evitando el estrés y los excesos, así como el sedentarismo, ayuda a prevenir los problemas de salud mental.
  • Consumo de tóxicos, Es básico evitar el consumo de sustancias tóxicas, tanto legales como ilegales.

¿POR QUÉ ME HA PASADO A MÍ?

No suele haber una sola causa. Por regla general, para que aparezca un problema de salud mental, debe darse una combinación de factores genéticos, del entorno social y de experiencias vividas y es un problema de salud que puede desarrollar cualquier persona. En cualquier caso, no tiene nada que ver con debilidad de carácter, ni es culpa de la persona.

Es fundamental tener claro que las personas con problemas de salud mental pueden recuperar su proyecto de vida y seguir ejerciendo sus derechos y obligaciones como cualquier otro ciudadano o ciudadana.

¿QUÉ VAN A PENSAR MI FAMILIA, PAREJA, AMISTADES Y MI ENTORNO EN GENERAL?

Existen muchas formas de afrontar y vivir la irrupción de un problema de salud mental. Tantas como personas.

Inicialmente, nadie tiene una preparación previa para asumir este impacto. Nuestra familia, pareja y amistades también necesitan tiempo para interiorizarlo, ya que algunos trastornos mentales pueden conllevar importantes desajustes en el conjunto familiar y social, así como la aparición de sentimientos muy complejos y contradictorios como pueden ser la culpabilidad (respecto a uno mismo y a la persona con trastorno mental), la negación, el catastrofismo o la desesperanza.

Ante ello, lo más importante es la información y formación en salud mental, disponer de una red social y contar con el apoyo socioeconómico, sanitario y profesional adecuado. Porque aparte de estos sentimientos, todos ellos lógicos, no podemos obviar que, en la mayoría de los casos (más de un 80%), la familia pasa a asumir el rol de red cuidadora para quienes carecen de la formación y los recursos necesarios.

¿ES PARA SIEMPRE?

Es posible la recuperación de cualquier problema de salud mental.
Con una intervención social, sanitaria y psicológica ajustada a lo que necesita la persona, y con información, formación y acompañamiento, el proceso es más sencillo y su éxito más certero. Por eso hace falta una red de atención social y sanitaria con suficientes recursos y que dé respuesta a las necesidades individuales de cada persona en cada momento

¿PUEDO TRABAJAR?

¡Claro que sí! Como cualquier otra persona, siempre y cuando su perfil se ajuste a la realización de las actividades y tareas propias del puesto. De hecho un empleo es fundamental para nuestro proceso de recuperación e inclusión en la sociedad. Sí es cierto que todavía es necesario sensibilizar al tejido empresarial para fomentar la contratación y eliminar los mitos relacionados con personas con problemas de salud mental.

Las personas con trastorno mental podemos trabajar bajo diversas modalidades. Por ejemplo, el empleo ordinario que se puede llevar a cabo en empresas privadas o en la administración pública, el empleo protegido en los centros especiales de empleo o el empleo con apoyo.

MI PADRE/MADRE TIENE UN PROBLEMA DE SALUD MENTAL, ¿PUEDO HEREDARLO?

Uno de los factores desencadenantes de los problemas mentales es la predisposición genética. Sin embargo, que no te obsesione esa idea, ya que como te indicábamos más arriba existen otros factores desencadenantes a los que todas las personas estamos expuestas y que pueden afectar de forma más determinante si cabe que la propia carga genética, a la hora de desarrollar un trastorno mental, como por ejemplo: el consumo de sustancias tóxicas, la pérdida de un ser querido, estrés, etc….

¿PUEDO TENER DESCENDENCIA?

Por supuesto. Tener un problema de salud mental no impide, en absoluto, tener una vida plena y eso incluye el poder formar una familia.

¿A QUÉ TIPO DE AYUDAS PUEDO ACCEDER?

Puedes consultar a qué ayudas puedes acceder contactando con entidades como la Confederación SALUD MENTAL ESPAÑA, que ofrece un servicio individualizado de información y asesoramiento gratuito sobre salud mental a través del teléfono  91 507 92 48 o escribiendo a informacion@consaludmental.org.

¿PUEDO VIVIR EN PAREJA Y HACER UNA VIDA INDEPENDIENTE?

Un problema de salud mental no impide disfrutar de cualquier aspecto de la vida y esto incluye por supuesto la posibilidad de vivir en pareja y formar una familia. Pese a esta realidad, todavía hoy buena parte de la sociedad cree en falsos prejuicios como que las personas con trastorno mental vivimos aisladas, somos menos capaces, o incluso, que resultamos peligrosas.

¿LOS PROBLEMAS DE SALUD MENTAL SON UN CASTIGO O CULPA DE LA PERSONA O DE LA FAMILIA?

Aunque no se conozcan las causas precisas para que aparezca un trastorno mental, suelen atribuirse a una combinación de factores genéticos, del entorno social y de experiencias vividas. En cualquier caso, no tiene nada que ver con debilidad de carácter, ni son culpa de la persona ni un castigo.

¿LAS PERSONAS CON PROBLEMAS DE SALUD MENTAL PUEDEN CONVIVIR EN SOCIEDAD?

Por supuesto que sí. Un problema de salud mental no impide desarrollar una vida plena ni convivir en sociedad con el resto de personas ejerciendo las mismas obligaciones y disfrutando de los mismos derechos.

¿LAS PERSONAS CON PROBLEMAS DE SALUD MENTAL SON VIOLENTAS?

La creencia generalizada de que los problemas de salud mental están íntimamente relacionados con la violencia no tiene base científica alguna.

No es cierto que las personas con trastornos menta­les seamos más agresivas ni tengamos más probabilidades de cometer actos violentos ni delictivos que las demás per­sonas. Tampoco que seamos peligrosas para la sociedad. De hecho, ocurre en más ocasiones que este colectivo sea víctima de agresiones, malos tratos y abusos que responsable de un acto violento.

¿ES LO MISMO UN PROBLEMA DE SALUD MENTAL QUE UNA DISCAPACIDAD INTELECTUAL?

A pesar de que normalmente se confunden, son problemas de salud completamente diferentes. Un problema de salud mental no supone una menor capacidad intelectual.

¿TODAS LAS PERSONAS CON PROBLEMAS DE SALUD MENTAL SON GENIOS O ARTISTAS?

Las personas con problemas de salud mental, como las de cualquier otro colectivo, no tenemos por qué destacar en ningún campo artístico, es un mito que seamos “genios” por tener un problema de salud mental.

VOLVER A

IMPULSA

logo SALUD MENTAL ESPAÑA

COLABORA

Logo Gobierno España