Prospect=perspectiva

PROSPECT: CAMBIO DE PERSPECTIVA

La Confederación SALUD MENTAL ESPAÑA ha organizado el pasado mes de septiembre una nueva edición del programa de formación PROSPECT (en inglés: perspectiva). La formación se divide en tres módulos, dirigidos a diferentes grupos: personas con experiencia propia, familiares y profesionales; más un módulo común cuyo objetivo ha sido mejorar la comunicación entre todas las personas participantes.

45 personas: con experiencia propia en salud mental, familiares y profesionales. Un objetivo en común: el empoderamiento y la comunicación. La iniciativa, que parte de EUFAMI (Federación Europea de Asociaciones de Familiares de personas con problemas de salud mental), cuenta ya con 17 años de experiencia y se centra en abrir nuevos puntos de vista a personas que tienen un contacto directo con la salud mental y romper con el círculo de aislamiento social. Para ello, se busca despertar las habilidades que permiten la convivencia con problemas de salud mental y la recuperación de la calidad de vida.

Para esta edición de 2018, desde la Confederación se han revisado y actualizado los materiales. El curso se ha planteado de forma dinámica y participativa, canalizando las experiencias y el conocimiento de los participantes para ponerlos al servicio de todos y favorecer el intercambio.

Mikel Merino, de Agifes, participante como persona con experiencia propia, opina que “la formación ha cumplido con creces su objetivo, ya que para las personas y familiares puede suponer una forma de empoderamiento el poder participar en las dinámicas”.

Tres módulos más uno

Los dos primeros días se desarrollaron los tres módulos principales, dirigidos a los diferentes grupos. Cada uno de ellos estuvo dinamizado por dos facilitadores que han sido específicamente formados por especialistas para impartir este curso.

Sobre el interés de los ejercicios y dinámicas propuestas, Merino destaca“el de participar en el diseño de las políticas de salud mental en mi país. Por otro lado, la Línea de Vida, porque refleja que la vida y la salud mental no son un continuum. Esta parte de la formación debería hacerse a personas con problemas de salud mental de manera más general, ya que es una manera de conocer otras realidades y de hacer red”.

Por último, el Módulo Común, que se desarrolló a lo largo del tercer día, contó con la presencia de todas las personas participantes en los tres módulos. El objetivo de esta sesión en común fue mejorar la comunicación entre los diferentes grupos e identificar las barreras más habituales que la dificultan.

Para Mikel Merino, esta “dinámica grupal de familiares, profesionales y personas con experiencia propia es la que más me ha gustado, aunque he echado un poco en falta hablar del apoyo entre iguales, ya sea mediante grupos de ayuda mutua o desde la perspectiva del apoyo mutuo individualizado. En las iniciativas que se están llevando a cabo con este último la respuesta está siendo buenísima”.