Investigación

EL CORONAVIRUS

Me gustaría saber, de corazón y con todo mi respeto a las personas que tristemente han fallecido y están contagiadas o han pasado por ese proceso (repito, todo mi respeto hacia esas personas), sus opciones hacia la famosísima, renombrada, siempre portada en todos los diarios, siempre encabezando todos los informativos de todo el mundo, enfermedad vírica llamada “coronavirus”.

A mí me vienen a la cabeza muchas preguntas que espero que, bajo otros puntos de vista y a poder ser, me sean contestadas… ¿Es el coronavirus un virus “depositado”? ¿Alguien lo ha puesto ahí? ¿Por qué tanto revuelo y tanta emergencia?

Es verdad que hay muchos afectados y un elevado número de fallecidos pero, a mi manera de ver, sembrando el pánico a la sociedad, creo que no arreglamos nada. Bueno, sí: venta masiva de mascarillas, gente encerrada en sus casas, gente agobiada aguantando preguntas simplemente porque ha regresado de Italia y ya está cansado de decir “Estoy bien, ¡dejadme en paz”, siembra del pánico, gente con miedo, etc.

En las noticias que estoy viendo últimamente en prensa, tanto escrita como televisiva, resulta que nos están enseñando cómo lavarnos las manos… increíble. Geles desinfectantes agotados en las farmacias que consisten simplemente en alcohol, mientras vemos a enfermeras comunicándonos que, con lavarnos las manos con agua y jabón,  ya está, señores y señoras… ¡como toda la vida se hizo!

Como activista en salud mental, me tomo la libertad de dar mi opinión al respecto y recuerdo que siempre, siempre, siempre (faltaría más) lo hago con todo mi respeto tanto hacia las personas fallecidas y de algún modo afectadas por dicho virus, como hacia sus familiares, amigos, gente cercana, etc.

Mi más sentido pésame hacia esas familias que han perdido a un ser querido por esta desgracia. Mando un gran abrazo y toda mi fuerza a las personas que están en periodo de recuperación y toda la suerte a los científic@s y profesionales que seguramente ya están trabajando para encontrar solución a este nuevo problema que nos ha… ¿venido? ¿depositado?

Decía que, como activista y usuario en salud mental, esto (y creo que no puede ser de otra manera) también me afecta, como creo que a tod@s vosotr@s, puesto que tod@s estamos bajo el mismo cielo y tod@s estamos expuest@s a ello. Pero tengo que decir que sí… que “las palabras importan”.

Las palabras importan a la hora de hacernos llegar la información, porque quizás nos dan a entender una cosa (alarma, caos, pandemia, epidemia… ¡vamos a morir tod@s!) que no es así.

Mentalmente hablando, a l@s que estamos afectad@s por un problema de salud mental nos estáis poniendo… ¿cómo diría yo? ¿Al límite?

Que si unas elecciones y ahora otras, que si pacto con este ahora no y ahora sí, que si insulto a este, que si meto miedo con este otro porque se acaban las ayudas para la dependencia, y ahora… el coronavirus.

¿Qué están haciendo y cómo están haciendo las cosas, señores?

Creo que l@s polític@s deberían estar para arreglar problemas y tranquilizar a la población en la medida de lo posible, y no para tirarse los trastos un@s a otr@s y echarse las culpas mientras los problemas siguen ahí sin solucionar.

Y por otro lado, tenemos a los trabajadores de la comunicación que nos cuentan lo que quiere y como quieren, sin tener en cuenta la gran incidencia de sus palabras y que su manera de comunicar afecta a las personas.

En fin, y ya acabo, tenemos las consultas de salud mental saturadas, gente “perdida” sin saber ni conocer dónde puede recibir ayuda, gente metiendo miedo a gente para, si ya no tiene bastante, pues… ahí te va un poco más. Y… ah, sí, se me olvidaba, ¡cachis!… el coronavirus.

Reitero mis respetos hacia toda esa gente afectada. Mascarillas y geles agotados, mascarillas por internet a 1.000 euros… sí, sí, ¡1.000 euracos!

A continuación, os dejo unos datos de lo que para mí sí es verdaderamente un problema, el cual también nos afecta a tod@s y que, por desgracia, no le estamos dando tanto `boom´. Y sí, el problema surge de una enfermedad y en muchos casos de una enfermedad crónica la cual no tiene vacuna. Espero concienciaros un mucho.

Enfermedad y problema que pasa a diario. Y hace ya demasiado tiempo y, repito, no le estamos dando tanto `boom´.

Y recuerden: es cosa de tod@s. Tod@s estamos expuest@s. Nadie está libre de ello. Y es triste, pero no le estamos dando la importancia que tiene.

Gracias.

SUICIDIO

Datos de la OMS

  • Cerca de 800.000 personas se suicidan cada año en el mundo.
  • Por cada suicidio, hay muchas más tentativas de suicidio. Un intento de suicidio no consumado es el factor individual de riesgo más importante.
  • El suicidio es la segunda causa principal de defunción en el grupo de 15 a 29 años.
  • El 79% de los suicidios se produce en países de ingresos bajos y medianos.
  • La ingestión de plaguicidas, el ahorcamiento y las armas de fuego son algunos de los métodos más comunes de suicidio.

Datos del Instituto Nacional de Estadística

  • En España se producen 10 suicidios al día.
  • Se registra un suicidio cada 2,5 horas.
  • Tres de cada cuatro suicidios los comenten los varones.
  • En España, fallecen por suicidio el doble de personas que por accidentes de tráfico, 11 veces más que por homicidios y 80 veces más que por violencia de género.
  • Los expertos calculan que más de 8.000 personas intentan quitarse la vida cada año, y como consecuencia de ello, sufren secuelas psíquicas y físicas. Son población de alto riesgo.
  • El mayor número de suicidios (40%) se producen entre los 40 y los 59 años.
  • El riesgo de suicidio aumenta con la edad. La mayor tasa se da en varones de más de 79 años.
  • En edades tempranas, el riesgo de suicidio está en aumento.
  • El ahorcamiento es el método más utilizado en casi la mitad de los suicidios. El 52% de los hombres que se quitan la vida recurren a este método.
  • Las mujeres utilizan como método más frecuente saltar desde un lugar elevado (40%).
  • Las mujeres lo intentan tres veces más que los hombres, pero los hombres lo consuman tres veces más que las mujeres.

VER TAMBIÉN

IMPULSA

Logo SALUD MENTAL ESPAÑA

COLABORA

Logo Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad