Un símbolo del Yin y el yang hecho con velas oscuras y blancas encendidas

Pensando en los derechos humanos, ¿qué es lo que ha llevado a la Humanidad a negar su propia esencia? ¿En qué punto estamos? 

Es así, cuando hablamos de derechos humanos nos referimos a unos mínimos, sin los cuales la existencia carece de virtud. Yo distingo tres puntos como fundamentales: libertad, familia y trabajo.  

El equilibrio de estos tres aspectos nos faculta para la justicia, y hace innecesario el sufrimiento. No pueden vivir el uno sin el otro. 

No hay que engañarse: el ser humano es a la vez el bien y el mal, o al menos, así está escrita la historia. Junto a la obra de personajes que dedicaron su talento y su abnegación al bienestar de sus congéneres, en muchos lugares de la tierra los pueblos ejercían la dominación y la esclavitud como factores de desarrollo. De tal manera, que los ecos desgarrados de los oprimidos llegan hasta nuestros días. 

No hay que negar los avances (la Declaración Universal de los Derechos Humanos es un hito y embellece nuestra condición), pero tampoco callar las deficiencias. 

Algo no funciona cuando una niña o un niño, desabastecido, levanta la mano y pide dignidad y un salvoconducto para el futuro. La imagen de ese niño o niña es el símbolo de la Humanidad que tenemos, y también el terreno que no hemos de volver a pisar. 

Es hora de que la Humanidad y su circunstancia alcancen la mayoría de edad. 

Dentro del Comité Pro Salud Mental En Primera Persona, y alzando la voz de los que viven aislados por el silencio, solicitamos que se creen las estructuras necesarias para que nuestros sueños de inclusión se conviertan en realidad y transformen nuestra esperanza. 

Sólo pedimos esos mínimos, más allá del propio derecho a la salud, para que la vida se manifieste como lo que es: un lugar para vivir. 

Tened en cuenta que yo formo parte de ese quince por ciento de personas con trastorno mental grave que disfruta de un proyecto de vida independiente y trabajo digno. Esta merma hace que estemos en severo riesgo de exclusión. 

Para poner negro sobre blanco en el estado actual de cumplimiento de los derechos Humanos en nuestro colectivo, el comité jurídico de la Confederación Salud Mental España elabora el Informe Anual. Allí, hacemos una llamada a la igualdad y no discriminación, a la protección contra la tortura y actos vejatorios, a la integridad personal. Y especial atención a las vulneraciones contra mujeres, niñas y niños, con denuncias a la violencia de género y el abuso escolar (cosas que se agravan cuando aparece un problema de salud mental). 

VER TAMBIÉN

IMPULSA

Logo SALUD MENTAL ESPAÑA

COLABORA

Logo Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad